¿Qué son las Ondas de Choque?

Son ondas de sonido que sobresalen del espectro audible del oído humano, llegando a alcanzar una presión muy elevada en un periodo de tiempo muy corto en la escala de los nanosegundos.

En el campo estético se utilizan las ondas de choque radiales, ofreciendo al paciente una solución indolora, no invasiva y sin efectos secundarios, que permite resultados visibles desde la primera sesión, en arrugas de expresión. Se aplican de forma superficial a través de un gel que se extiende en la zona a tratar.

¿En qué consiste el tratamiento?

Se trata de un procedimiento para eliminar celulitis, reafirmar y elevar glúteos, piernas y brazos. Al terminar la sesión ya se aprecia la piel mucho más suave y tersa y conforme pasan las horas se nota como la zona está mucho más lisa y elevada.

Este aparato genera unas ondas acústicas que se aplican a los tejidos consiguiendo reducir la apariencia de la celulitis y mejorar el aspecto de la piel en cuanto a elasticidad y firmeza. Y, lo que es más importante, sin provocar daños cutáneos.

¿Es doloroso?

Las ondas de choque radiales, ya que son de carácter superficial y se aplican suavemente sobre las zonas del cuerpo, no producen dolor en los tratamientos estéticos. Es más, durante su aplicación liberan un efecto analgésico, reduciendo cualquier molestia que puedan ocasionar. Se han descrito molestias en personas con implantes dentales a la hora de recibir un tratamiento facial con ondas de choque, que va a depender de la sensibilidad de cada persona y podemos atenuar de diferentes maneras. En el resto de tratamientos corporales, es completamente indoloro o incluso agradable como un masaje.